domingo, noviembre 28

Los residentes de la zona volcánica de Canarias huyen del peligro pero quieren quedarse

0

Hace apenas unas semanas, Ruediger Wastel vivía una vida idílica con su esposa y su bebé en la isla canaria española de La Palma.

Todo cambió cuando comenzó el volcán Cumbre Vieja de la isla.en erupción el 19 de septiembre.

Wastel, de 52 años, comparte fotos de lo que alguna vez fue su hogar, uno de los primeros en ser envuelto por la lava incandescente del volcán, con AFP.

“Estaba trabajando en el restaurante cuando escuché la explosión “, dijo el propietario alemán.

Su restaurante, el Franchipani, está ubicado en El Paso, un pueblo al oeste de la isla donde la lavaestá asfixiando a las comunidades.

“Me tomó 10 minutos encontrar a mi amor, que estaba en el auto llorando y asustado”, dijo sobre su esposa, que había corrido a su casa, a unos 300 metros(yardas) del flujo de lava – para recoger algunas pertenencias.

“Un miembro del consejo local me dijo hace quince días: ‘Tienes que tomar una decisión, no puedes ‘Vivo aquí más “, dice.

Pero Wastel no tiene planes de dejar la pequeña isla que ha llamado hogar durante 16 años.

“Esta es mi tierra.Mi hijo nació aquí, conocí a mi amor aquí “, dice. ” La mejor parte de nuestras vidas está aquí, incluso si parte de ella está bajo la lava “.

Esta parte delLa isla ya ha sufrido incendios forestales en agosto que provocaron la evacuación de cientos de personas y viviendas destruidas.

El volcán Cumbre Vieja ha dejado al menos 870 edificios de todo tipo completamente destruidos y provocó la evacuación de alrededor de 6.000 personas..

Abel Armas, de 64 años, dijo a la AFP: “Todo lo que tenía se ha ido y he estado llorando mucho”.

Detenido en una gasolinera con su camión de plátanos, unode los dos principales recursos económicos de la isla junto con el turismo, dijo que la lava había enterrado 40 años de su vida.

Pero no tiene intención de irse.

Como otros residentes,Armas señala que las tres erupciones desde 1949 han causado un total de solo tres muertes, dos de ellas por inhalación de gases tóxicos, y que la erupción actual, que no ha causado muertes ni heridos.s, es, con mucho, el menos devastador.

En docenas de lugares en otras partes del mundo, los riesgos son “mucho, mucho mayores, no solo para los hogares, sino para las personas “, argumenta Manuel Perera, arquitectoy asesor urbanístico.

Su compañera Elena País es la encargada de ayudar a las víctimas refugiadas en el Severo Rodríguez.Infobarcelona.cat Breve noticia.

Share.

Comments are closed.