viernes, septiembre 24

La muerte acecha a defensores de la naturaleza colombianos

0

Mientras el sonido de los disparos estalla cerca de su oficina, Celia Umenza toma una breve pausa para hablar sobre su batalla contra la expansión agrícola y la minería que amenazan las tierras y el agua de los indígenas en Colombia.

La muerte es una compañera constante paraindígenas defensores de la naturaleza en el país asolado por la violencia, y Umenza ya ha sobrevivido a tres atentados contra su vida.

Mientras habla con AFP, ráfagas de disparos y explosiones retumban en las montañas cercanas a su oficina en Toribio, en eldepartamento rural del Cauca.

Deja de hablar por un momento antes de reanudar la entrevista, aparentemente indiferente a la amenaza inminente que se ha convertido en parte de la vida de muchos en Colombia.

En un informe publicadoEl domingo, el grupo no gubernamental Global Witness dijo que Colombia era el país más peligroso para los defensores de la tierra y el medio ambiente por segundo año consecutivo en 2020, lo que representa 65 de los 227 asesinatos reportados en todo el mundo.

“Nosotrostener la amenaza”De la represión del gobierno, de las represalias de la guerrilla y también de los paramilitares”, dijo Umenza, de 48 años.

El ataque más reciente a su vida fue en 2014.

“Una veciname estaba conduciendo en una camioneta … acribillaron la camioneta a balazos “, dijo.

Según Global Witness, 2020 fue el año más mortífero registrado para los activistas ambientales desde 2012, cuando comienzan sus registros.

Un tercio de los ataques mortales fueron contra pueblos indígenas, y muchos estuvieron relacionados con la oposición a la tala, la minería, la agroindustria, las represas hidroeléctricas y otras infraestructuras que amenazan los recursos naturales de los que las comunidades han dependido durante generaciones.

Desde la década de 1970, los pueblos indígenas de la región del Cauca, en el suroeste de Colombia, han estado luchando contra una expansión de los productores de caña de azúcar que, según dicen, los están expulsando de las fértiles tierras bajas de las que dependen para sobrevivir y destruyendo el bosque.

“Ya no tenemos esos bosques que solían existir, ya no tenemosve esa fauna, esa flora.Es realmente preocupante “, dijo Umenza.

La disputa también es por el agua, dijo.

A diferencia de la vegetación nativa, explicó, la caña de azúcar ” extrae mucha aguay poco a poco “ha ido secando los arroyos.

En su informe, Global Witness dijo que 17 personas en todo el mundo fueron asesinadas en 2020 por su activismo contra la agroindustria, y 20 en disputas por agua y represas.

“Las empresas han estado actuando de manera irresponsable durante décadas, contribuyendo y beneficiándose de los ataques contra los defensores de la tierra y el medio ambiente “, señaló.

Cerca de Toribio, donde vive y trabaja Umenza, oro ilegalla minería contamina el agua con mercurio Más al norte, los pesticidas utilizados en el cultivo de marihuana envenenan el suelo

Ambos ilegales Infobarcelona.cat Breve noticia.

Share.

Leave A Reply