domingo, noviembre 28

Los filipinos acuden a los cementerios antes del cierre del Día de Todos los Santos

0

Miles de personas acudieron en masa a los cementerios en Filipinas, de mayoría católica, el jueves para tener su última oportunidad de visitar a sus seres queridos fallecidos antes del cierre nacional de los cementerios por orden del gobierno para el Día de Todos los Santos.

Filipinospor lo general, llegan a los cementerios el 1 de noviembre por la antigua tradición cristiana, muchos celebran reuniones familiares en las tumbas de los parientes.

Pero por segundo año consecutivo, el gobierno ha ordenado el cierre de los cementerios por temor a la El “día de los muertos” podría convertirse en un evento de superpropagación del coronavirus.

Un recuento oficial muestra que más de 60.000 personas han acudido al cementerio norte de Manila en expansión durante los últimos días, donde muchas personas pobres viven en chabolas ylos mausoleos.

Después de pasar por un control de temperatura, los familiares colocaron pequeños ramos de flores blancas y encendieron velas en las tumbas, y luego se fueron.

Horas antes de que se cerraran las puertas el jueves, Eloisa Sebastianvisitado thLa tumba de su madre de 60 años, Erly, que murió repentinamente en abril.

“Solíamos correr hacia ella cuando teníamos problemas, así que es difícil de aceptar (ella”, dijo Sebastian a la AFP.

“Todavía lloro casi todos los días, incluso en el trabajo “.

Los principales cementerios de Manila suelen estar abarrotados por el Día de Todos los Santos.- una tradición que se remonta a siglos atrás a la práctica antigua en Roma, que honra a todos los santos y mártires que murieron por la fe.

Pero el jueves la atmósfera fue tranquila y sombría con relativamente pocos visitantes.

La vendedora de flores Bebe Fernández dijo a la AFP que sus ventas se han desplomado este año.

“La gente no tiene dinero debido a esta pandemia “, dijo Fernández, cuyos ramos cuestan 35 pesos (70 centavos) cada uno.

Las restricciones de Covid-19 han devastado la economía y han dejado sin trabajo a millones durante la pandemia, que ha provocado la infección de más de 2,7 millones de personas y la muerte de más de 42.000.

En la sección de mascotas del cementerio, Zia García y su madre limpiaron la tumba de Queenie, su perro mixto Pomeranian-Shih Tzu, que murió en febrero.

Se colocaron flores y velas en la placa grabada con el epitafio “Te amamos por siempre “.

Ella era “como mi hermana porque soy hija única “, dijo García, de 23 años, con máscara y protector facial.

“Es realmente tristeporque crecimos juntos, mi mejor amiga y mi hermana ya no existen. “

Share.

Comments are closed.