lunes, noviembre 29

Los rostros humanos detrás del aumento de inmigrantes en Alemania a través de Bielorrusia

0

En el centro de recepción de refugiados de Eisenhuettenstadt en la frontera de Alemania con Polonia, el solicitante de asilo iraquí de 19 años, Siban, sueña con hacerse una nueva vida después de un agotador viaje desde Bielorrusia.

“Quiero vivir aquí”, dice en un alemán irregular, aprendido a través de unos meses de cursos en línea.

Siban pasó ocho días recorriendo Polonia a pie para llegar a Alemania después de volar a Minsk desde Turquía.

“No tenía agua, ni comida, hacía frío. Era muy agotador”, dice a la AFP.

Siban es uno de los más de 6.100 inmigrantes ilegales que han entrado en Alemania.a través de Polonia desde Bielorrusia desde principios de este año, la mayoría de ellos desde Oriente Medio, según las autoridades alemanas.

La UE acusa al presidente bielorruso Alexander Lukashenko de enviar migrantes de Oriente Medio y África a Minsk y luegoenviarlos al bloque a pie en represalia por las sanciones impuestas por la represión de la oposición.

GerEl ministro del Interior, Horst Seehofer, ha calificado el supuesto plan de “una amenaza híbrida, en la que los migrantes se utilizan como armas políticas “.

Los migrantes inicialmente están cruzando de Bielorrusia a Polonia y los Estados bálticos, pero muchos sonluego viajó a Alemania, visto como una bienvenida a los migrantes después de la decisión de Angela Merkel de dejar las fronteras abiertas a cientos de miles en 2015-16.

Al llegar a Alemania, los migrantes no están siendo inmediatamenteenviado de regreso a Polonia como dictan las normas de la UE normalmente, pero llevado a los centros de recepción para su registro.

El centro de Eisenhuettenstadt ha tenido 10 veces más llegadas este año que en 2020, Olaf Jansen, director de la ciudad ‘s autoridad migratoria, le dice a la AFP.

Se siente como 2015 nuevamente, “incluso si no tenemos los mismos números ” a nivel nacional, dice.

Se han instalado una docena de nuevas tiendas para acomodar a los recién llegados y crear espacio para los centros de pruebas Covid-19.

Aproximadamente la mitad de los 1.300 solicitantes de asilo en el centro son de Irak.Los demás son en su mayoría de Siria, Afganistán, Irán y Yemen.

La mayoría de ellos quiere permanecer en Alemania. “Muy pocos quieren continuar el viaje a Francia o al norte de Europa “, dice Jansen.

“Quiero quedarme en Alemania y continuar mis estudios. Es bueno aquí “, dice Rohullah, De 23 años, que llegó hace cuatro días desde Afganistán.

Para pasar el tiempo, algunos juegan al fútbol entre las carpas, mientras que otros llaman a sus familiares sentados en el patio.Todos tienen historias de viajes agotadores a pie.

Zeidun, de 22 años, de Faluya en Irak, caminó sin parar.Infobarcelona.cat Breve noticia.

Share.

Comments are closed.